¡Permiso para DESCANSAR!

Cuatro y media. Cuatro y media, y se hace tarde para iniciar la rutina del día. Al grito de “¡ya se apagó el boiler!”, mi papá arrastra los pies, entre quejidos sé que toma la toalla para bañarse; mientras tanto, ya con el desayuno sobre la mesa me esmero por mantener los ojos abiertos, quince …

¡Permiso para DESCANSAR! Leer más »