La montaña rosa de una futura mamá

En toda maternidad deseada, una prueba de embarazo positiva te llena de emoción, pero la incertidumbre es algo que tampoco puede faltar. De pronto todos esos miedos que creías haber superado vuelven a aparecer ¿Y si no soy una buena madre? ¿Qué pasará si no puedo darle la vida que merece? ¿Y si mi bebé no me quiere? Y mil incógnitas más, incluso se te olvida que aún no nace y comienzas a mortificarte con la idea de qué pasará cuando vaya a la universidad. 

C: Daniel Reche

Al inicio ves bebés por todas partes, y cuando cargas a uno esperas saber hacerlo como lo será con tu propio bebé, pero otra vez el terror te inunda y sientes como tus piernas comienzan a temblar. 

 

Y aunque formar una vida deseada debería ser lo más bonito, lo cierto es que los síntomas no son nada agradables.

 De pronto empiezan los pequeños cólicos que te asustan; los cambios hormonales y el llanto todo el día, después las náuseas que no te dejan comer ni beber agua; y cuando menos te das cuenta tu sistema inmune no es el mismo que antes porque ahora te enfermas casi cada semana; pero en realidad no te preocupa el cómo te sientas tú, no te importa si sientes dolor, no te importa si ahora aborreces tu comida favorita, y mucho menos si tienes que recibir un montón de dolorosas inyecciones, lo que de verdad te importa y te preocupa es sentirte mejor para que también lo esté esa pequeña personita que se encuentra creciendo dentro de ti. 

 

Es entonces cuando comienzas a hacerte más fuerte, cuando piensas a pensar en ti de manera diferente; te propones hacer cosas que antes te daban miedo porque muy pronto serás un ejemplo a seguir; y te emocionas cuando encuentras un objeto que alguien más estaba buscando y no encontró, porque te das cuenta de que comienzas a manifestar los poderes de mamá. Porque durante este proceso también creces tú.

C: Asad Photo Maldives

Y así es la montaña rusa de una futura mamá; los altibajos emocionales ahí están, pero todos los días te fortaleces; el cansancio es cosa de todos los días, pero es justo sentirlo, estás formando un humano completo dentro de ti; y aunque las náuseas siguen ahí, llega el momento en el que ya no sufres como antes, porque de cierta manera esas náuseas son la señal de que esa personita sigue creciendo dentro de ti y la sigues esperando con ilusión. 

Lavanda
Querétaro
04-11-23

ARTICULOS RECIENTES

Top 5 Platillos Callejeros de México

En las bulliciosas calles de México, la comida callejera no es solo una experiencia culinaria, es un...

Movilidad digital un cambio silencioso

Moverse en la Ciudad de México es todo un reto para cualquiera que se encuentre en esta vibrante...

4° FESTIVAL INTERNACIONAL ROSA: VISIBILIDAD LGBTQ+ Y TEATRO

El 10 de junio del presente año, dentro del Foro Escénico del Centro Cultural José Martí (CCJM), se...

Medidas de protección en INTERNET para nuestros PEQUEÑOS

En Ciudad de México, el internet y el uso de dispositivos inteligentes han permeado la vida de la...

Diversx Universx, el camino a la inclusión escénica

El pasado 29 de mayo del presente año, dentro del Foro Escénico del Centro Cultural José Martí...

Problemáticas de los entornos digitales en NIÑOS

Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los...

Internet, chats y consecuencias en los peques

En Ciudad de México, el internet y el uso de dispositivos inteligentes han permeado la vida de la...

De la Calle al Corazón: Frases Populares Mexicanas

México es un país rico en cultura, historia y tradiciones, y su lenguaje cotidiano está impregnado...

El Legado de los Organilleros en la Ciudad de México

Entre las brillantes calles de México, una melodía nostálgica y distintiva resuena, evocando épocas...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *