Alto a la cultura de la VIOLACIÓN: es momento de escuchar, creer y defender

Según cifras del INEGI, en 2021 del total de mujeres de 15 años y más, 70.1 % han experimentado al menos un incidente de violencia, de ellos, el 49.7 % se trata de violencia sexual. Aquellos actos de carácter sexual cometidos contra la voluntad de otra persona, ya sea que esta no haya otorgado su consentimiento o que no lo pueda otorgar por ser menor de edad, sufrir una discapacidad mental o encontrarse intoxicada o inconsciente por efecto del alcohol o las drogas. 

Estos incidentes no siempre son relatados, y quizá la principal causa sea la fuerte cultura de la violación que se vive en México, aquella que se da en entornos sociales que permiten que se normalice y justifique la violencia sexual. Lamentablemente, la conceptualización de «Consentimiento» no es bien entendida por muchos, aún es difícil comprender que “no” es “no” y “sí” es “sí”; el consentimiento debe ser un acuerdo entre personas para la realización de actos sexuales, es específico, lo que significa que el otorgado a una persona no implica que se conceda a otras; también es reversible, es decir, puede revocarse en cualquier momento.

Es momento de dejar de fomentar una cultura de la violación y comenzar a entender que el abuso no es provocado por la víctima. 

No es culpa de Paulina que salió a la calle con una falda porque le gusta vestirse así, basta de creer que la ropa es una invitación al coqueteo, el abuso y mucho menos a la violación. 

No es culpa de los padres que dejaron que María saliera a una fiesta por la noche, las jóvenes tienen derecho a divertirse sin temor a que algo malo pase, porque el ambiente debe ser seguro para todos y todas sin importar la hora. 

No es culpa de las amigas de Lucía, que dejaron que tomara el taxi sola para regresar a casa; porque no importa el lugar, la hora y mucho menos el medio de transporte, porque todos deberían ser seguros. 

No es culpa de Monserrat, que confió en su novio para enviarle fotos íntimas, es culpa del abusador que las compartió sin su consentimiento. 

Tampoco es culpa de Paola, que quiso experimentar con las drogas y quedó intoxicada, es culpa de los abusadores que tomaron eso como una oportunidad para la violación. 

ES CULPA DEL ABUSADOR. Pongamos un alto a la cultura de la violación, no solo los abusadores son parte de ella; dejemos de ser espectadores que normalizan y justifican la violencia; seamos fuentes de apoyo para aquellas que han sido abusadas. Es momento de escuchar, creer y defender.

Lavanda
Querétaro
29-12-23 

ARTÍCULOS RECIENTES

Tejidos de Identidad: Movimientos Culturales en México

En la historia de México, han surgido numerosos movimientos culturales que han dejado una huella...

Tejidos de Identidad: Movimientos CULTURALES en México

La lucha libre mexicana tiene sus raíces en la lucha libre tradicional de México, que se basaba en...

Tesoros escondidos y mitos misteriosos: leyendas fascinantes de México

Nuestra tierra de tradiciones ancestrales y folclore vibrante, es hogar de una rica herencia de...

El encanto TEQUILERO y otras bebidas mexicanas

México es reconocido mundialmente por sus exquisitas bebidas, siendo el tequila una de las joyas más...

DELICIAS FRUTALES: Colores y sabores a precio accesible

México destaca no solo por la exquisitez de su comida, sino también por la asequibilidad de sus...

La escena DIGITAL: INFLUENCERS MEXICANOS

En la última década, la escena digital mexicana ha experimentado un vertiginoso crecimiento gracias...

Un Viaje a Través de las Palabras En México

La literatura mexicana tiene sus raíces en las culturas indígenas que florecieron mucho antes de la...

La Rosca de Reyes: Un manjar culinario

La Rosca de Reyes, este delicioso manjar que llena de alegría y tradición las mesas mexicanas cada 6...

Querido Reyes Magos, en este año deseo…

En la tierra donde el sol se mezcla con la brisa cálida y los colores vibrantes pintan el cielo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *